Cómo crear un “Inventario de momentos” para regalar

Las cosas simples son las más extraordinarias y sólo los sabios consiguen verlas. – Paulo Cohelo-

¿Quieres escuchar en vez de leer este post? Entonces pincha aquí o descarga el archivo para escucharlo en un momento relajado.

En caso contrario sigue leyendo:


Imaginemos que te acabas de despertar y hoy es tu cumpleaños.

Imaginemos que es jueves y debido al trabajo vives sola en una ciudad a la que acabas de llegar, por lo que tendrás que esperar al fin de semana para celebrarlo de verdad.

Imaginemos que cumples 31 por lo que será fácil seguir imaginando que ya llevas algunos años recibiendo regalos.

Imaginemos que, quizás (sólo quizás) has dejado de sentir verdadera ilusión por los regalos, que está bien recibirlos y te gusta y te sientes halagada pero… no has vuelto a sentir aquella sensación, cuando de niña recibiste por primera vez aquel juguete que tanto esperabas y que se convirtió en tu compañero inseparable en los años siguientes.

Podemos seguir imaginándote, poniendo un pié de la cama al suelo, caminando con cierta desgana y algo de sueño hasta el baño para tomar una ducha refrescante pues es verano y hace mucho calor.

Antes de entrar en la ducha te miras en el espejo para ver si el nuevo año ha dejado ya alguna marca en ese rostro tan familiar.

Te miras y observas los poros de tu piel. Te acercas y alejas del espejo en un zoom que te muestra en plano detalle tus ojos, tu boca, un fragmento de tu pelo, tu nariz.

Imaginemos que no te desagrada lo que ves, que nunca te ha desagradado cumplir años pero buscas algo más dentro de ti, sientes que falta algo pero no sabrías definir qué es.

Sientes un pequeño pinchazo en tu estómago. A lo mejor es hambre…

Así que sales de la ducha, te diriges a la cocina y te preparas un café y unas tostadas.

Tras dejar el vaso y el plato en el fregadero, de camino al salón y sin saber muy bien porqué te topas frente a frente con una escena. Sucede como en las películas: una sensación de velocidad y una parada en seco.

Al otro lado de tu recuerdo está ella, soplando aquel pastel de cumpleaños nada más despertar, con aquel camisón largo de puntillas.

Te miras y observas los poros de tu piel. Te acercas y alejas de esa imagen en tu mente que te muestra en plano detalle tus ojos, tu boca, un fragmento de tu pelo, tu nariz. ¡Tu sonrisa! Entonces lo descubres…

Hace años que olvidaste a invitar a la fiesta de celebración a una persona especial y justo hoy sientes que la echas de menos.

Te preguntas si podrás volver a localizarla e invitarla este año ya que cuando dejaste de hablar con ella ni tan siquiera existían los móviles.

Tratas de decirle a esa niña que sopla las velas que venga a soplarlas contigo pero es inútil.

Te sientes tentada de sacar la cabeza por la ventana y gritar: ¿Alguién sabe cómo volver a llamar a mi niña interior? Hoy la necesito…

Adquieres conciencia de los estragos de haberla olvidado tanto tiempo. Ese hueco, ese vacío en el estómago,… ahora sabes lo que es. Imaginas a un médico muy serio y muy mayor con bigote y bata blanca que te mira y te dice:

El diagnóstico es exacto: padece usted un cuadro severo de déficit de ilusión. Síntomas: apatía, ausencia de brillo en los ojos, falta de chispa interior…

Sin embargo ese médico no te entrega ningún comprimido. Esto es algo que deberás solucionar por ti misma. Quizás hoy sea un buen día para empezar, como el título de aquella película francesa que tanto te gustó: el primer día del resto de vida.

- Está bien – te dices – Recomencemos…

momentos

Imaginemos que entonces alguien llama a la puerta, te da los buenos días sin felicitarte pese a que es la primera persona del mundo que ves en el primer minuto del primer día del resto de tu vida. ¡Que falta de humanidad! Menos mal que al menos te entrega un paquete.

Y cuando lo tocas sientes que algo en ti se recoloca dentro de ti. De acuerdo – vuelves a decirte – ¡recomencemos!

De repente te sientes llena de energía. Sientes muy fuerte que algo nuevo empieza a germinar.

Ahora te encantaría que al abrir de nuevo la puerta del salón estuvieran allí todas aquellas personas son especiales para ti o que lo han sido en algún momento de tu vida.

Abres el paquete y observas unas letras dibujadas con rotulador rojo sobre una tapa color plata: anecdotario

Imaginemos que vuelve… aquella sensación.

Es algo muy parecido a la primera vez que abriste una carta, a la primera vez que alguien te beso, al tacto de tus pies sobre la hierba húmeda, a la sensación reconfortante de un café caliente en invierno cuando hace mucho frío, unas sábanas limpias al final del día, un abrazo que te arropa, el viento fresco sobre tu rostro mezclado con el olor a tierra mojada.

¿Ilusión tal vez? Abres el paquete y encuentras un tarro. Siempre te gustaron los tarros de cristal y hoy te preguntas por qué.

Imaginemos que justo en este instante, al abrir la tapa, descubres ese porqué. Y vuelves a viajar sin salir de casa.

De nuevo, como en el cine, vuelven a aparecer ante ti esas escenas: tardes de infancia, padres, abuelos, cajas donde se apilan tarros para rellenar con mermeladas y conservas.

Recuerdas el principio de “El amor en los tiempos del cólera”. “Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados.”

Para ti también es inevitable: el olor de la mermelada recién hecha, el olor de los pimientos asados, el olor de la leche hervida,… te conducía una y otra vez al telón de fondo de tus juegos despreocupados en el pueblo, tu infancia.. Ese río de la memoria cuyo caudal nunca se seca.

En la parte frontal del tarro encuentras una etiqueta atada con una cuerda fina donde puede leerse: Inventario de momentos únicos.

Sientes que una emoción te recorre y, sin alargar más la espera, te dispones a abrir el tarro repleto de decenas de notas dobladas y cerradas cuidadosamente con una cinta decorada con puntos de colores.

regalo

Entonces llaman a la puerta. Es él: el de siempre.

Sin embargo te parece que hace mucho que no lo ves. Al abrir la puerta y mientras le besas te fijas de nuevo en plano detalle, como en una secuencia de película, primero sólo en sus ojos preguntándote si allí dentro también habrá algún síntoma de ese síndrome diagnosticado por tu doctor imaginario.

Quizás en otro momento pero, ahora, le ves dirigir su mirado hacia el tarro y sólo desprenden luz.

Comenzáis a hablar y te detienes ahora, en su manera de sonreír: el hoyuelo apareciendo y desapareciendo en un vaivén interminable e infinito que hace renacer, cada vez, como en los besos de Cortázar, la boca que deseo.

Sus dedos largos y finos y los surcos de piel doblado en los nudillos de los dedos que dejan adivinar un lenguaje lejano, creado hace miles de miles de años: la huella humana.

Es sorprendente… Cada línea en su piel y en la mía es única. Sólo existen en este momento, en esta habitación.

No sabes si es porque es el primer día del resto de tu vida pero lo cierto es que el mundo ha adquirido ahora una nueva dimensión. Y observas la firma de la vida en todas las cosas.

El mundo está ahora lleno de detalles infinitamente bellos que habías olvidado

Él no te deja abrir las notas. Las vuelca todas y cada una de ellas en la mesa y te reto a adivinar leyendo con delicado esmero cada una de ellas, a quién pertenece cada recuerdo.

Cada pequeña nota te hace viajar, una y otra vez y, mientras el juego continúa, te parece que ahora sí, el salón comienza a llenarse de tiempo, de gente, de vida, de momentos que vuelven a estar presentes, tan presentes como el segundo de los recuerdos que explican por qué te gustan tanto los tarros de cristal.

Es una tarde calurosa de verano. Probablemente es la hora de la siesta. Los demás duermen y tú te dedicas a colorear sal sobre un pedazo de cartón.

Siestas, sales y tizas, el sonido cercano de la respiración de los demás mientras duermen y a lo lejos, las risas de los niños de camino a la piscina.

Este recuerdo termina con un bote. Imaginemos que ese bote preside durante años un lugar de honor en la chimenea en casa de mamá.

Imaginemos que este nuevo “inventario de momentos únicos” es esa medicina en pequeñas dosis que te recetó el doctor.

Imaginemos que a través de ella, de el dueño de los hoyuelos y de todos los que enviaron su nota para preparar ese regalo especial para ti te hacen sanar por dentro.

Y el brillo vuelve y el doctor ahora es amigable y sonriente y te mira afirmando con seguridad: ¡Está usted curada! Puede salir de la consulta.

Imaginemos que sales a la calle y sientes el sol sobre tu rostro y te chocas con el mensajero que antes te entregó el paquete que desde lejos, apenas perceptible por el sonido de la moto te grita con mucha energía: ¡Hasta luego, feliz primer día del resto de tu vida!

Imaginemos que este no es un relato y que realmente recibes ese tarro o que tú lo haces para otros

anecdotario

En el vídeo te dejo la formula secreta para transformarlo en realidad

 

viajes

Regala fotografías creativas de tus viajes

¿Te has parado a pensar, alguna vez, en la cantidad de veces que, al viajar, repetimos fotografías casi idénticas en los lugares más emblemáticos?

Yo también me he tomado una foto con el Big Ben detrás, dentro de una cabina londinense, al lado de una bicicleta en Ámsterdam o sentada junto al escritor Pessoa en la cafetería más famosa de Lisboa.

Seguramente millones de personas en todo el mundo hayan tomado esas mismas instantáneas desde esa misma perspectiva y con una postura casi idéntica.

Una buena idea, en tu próximo viaje, es dar una vuelta de tuerca a estas fotos creando algo totalmente diferente, que se salga de lo habitual.

¡Experimenta! Aún mejor, sin decirle nada a tu pareja de ruta.

El resultado puede ser tan especial y atípico que podría convertirse, a la vuelta, en un gran regalo para esa persona que te acompaña.

No importa que no seas un aventajado fotógrafo porque lo importante no es la cámara sino quién está detrás de ella, es decir, tú y tu imaginación

La capacidad creativa es sólo tuya.

Esta mañana, un amigo de facebook, daba los buenos días con una frase que refleja perfectamente esta idea y que quiero compartir contigo:

Las nuevas tecnologías tienen la capacidad de reproducir, calcular, capturar, promediar, procesar, comunicar o codificar pero aún no han conseguido imaginar. Es el único ámbito que sólo le pertenece al ser humano.

Pues eso: usa tu imaginación.

Hazlo disfrutando, con tu cámara como cómplice, de un mini proyecto que ya se gesta en tu cabeza.

Así lo hizo el protagonista de una  maravillosa e inspiradora historia viajera que conocí hace un tiempo.

Se trata de Murad Osmann, un fotógrafo ruso que viaja por todo el mundo con su novia.

Cansada de que se parará constantemente a tomar fotografías en cada lugar que visitaban le cogió de la mano para ir más rápido.

Este gesto insignificante se convirtió en una singular idea que ha dado lugar a una de las series fotográficas que más me han sorprendido y emocionado en los últimos tiempos.

Te dejo con algunas de las instantáneas de esta pareja que más me han gustado para que disfrutes de su belleza y, te animo a en tu próximo viaje  slow cambies la perspectiva, explorando nuevas e interesantes posibilidades de inmortalizar tu aventura.

 

Continue reading

La pequeña historia del bebé que hacía fotografías

Fotos: El bebé que hacía fotografías. 

Los que crecimos en la época de la cámara analógica conservamos un buen puñado de recuerdos, más o menos grandes, en forma de fotografía que, al crecer, cuidamos como un tesoro.

En cambio, los niños de la era digital, serán adultos con “sobredosis” de instantáneas propias.

No sólo podrán recordar el día que fueron a la nieve, el cumpleaños de su hermano, la comunión, esa excursión del colegio o aquel inolvidable Día de Reyes, sino que contarán con imágenes de cada uno de sus pasos.

Los orgullosos papás, titos, abuelos y amigos varios del bebé no paran de tomar fotografías de cada uno de sus momentos.

Las nuevas tecnologías han obrado el milagro de quintuplicar instantes maravillosos e inolvidables.

Pero, sólo a veces, los bebés pierden la paciencia y se cansan de ser objetivo de tantas atenciones.

¿Os imagináis que sucedería si fueran los bebés los que nos fotografiaran a nosotros mientras crecen?

Yo quise hacer un pequeño experimento entregando mi cámara a un niño de dos años y medio.

Y, después del filtrado de más de 100 fotografías, aquí va un ejemplo de que la creatividad no entiende de edad.

El experimento fue tan divertido y enriquecedor que me invita a pediros encarecidamente que  lo repitáis con vuestros hijos, sobrinos, nietos y que, cuando crezcan un poquito más, los inicies en el mundo de la fotografía.

Aprenderán a expresarse de otra manera, observar el mundo con nuevos ojos y ser más creativos.

Además, esas fotografías pueden ser un regalo único y original de, por ejemplo, el papá a la mamá del bebé o viceversa.

¡Seguro que se sorprende!

En mi caso todo ocurrió de manera totalmente improvisada en una habitación y, en apenas media hora pero, puede ser más bonito aún, si lo hacéis al aire libre.

Un niño fotografiando nubes o flores. No se me ocurre nada más bonito.

Aquí va mi mini historia en imagenes. Una exposición firmada por el pequeño duendedillo Sergio que ya no es tan pequeño.

 

Continue reading

Regala un sello personalizado con su libro o película preferida

Un ex libris es una marca de propiedad que normalmente consiste en una estampa, etiqueta o sello que suele colocarse en el reverso de la cubierta o tapa de un libro, y que contiene el nombre del dueño del ejemplar.

El nombre del poseedor va precedido usualmente de la expresión latina ex libris  aunque podemos encontrar variantes, por ejemplo”Soy de…” o similares.

¿A qué es una idea bonita? Dejar tu propia marca personal en los libros, más allá de la utilidad práctica de identificarlos, los convierte en objetos únicos y especiales con una historia propia.

Hay personas que jamás se atreverían a subrayar o escribir frases en un libro.

En cambio, otras, realizan anotaciones o marcan de alguna manera aquellos pasajes que les han emocionado.

Me incluyo en el grupo de estos últimos (todo en su justa medida claro).

Me encanta la idea de tener en mis manos libros que desprenden la esencia de sus dueños y parecen relatar la historia de aquellos que un día disfrutaron de su lectura.

Y un regalo así es perfecto para ello.

En esta ocasión la temática elegida es la mítica serie Lost, obra maestra donde las haya.

Esta más que emotiva escena, sus protagonistas y la maravillosa historia que los une, me dio la idea del regalo que os muestro en este post.

Si aún no has visto la serie no le des al play (¡spoilers). Pero si no tienes pensado verla o ya la has visto, al final del post, puedes verla.

¿Quien podría no emocionarse con esta historia?

Como al Chico de las Zapatillas también le encantó y debido a que es un fan incondicional de la serie, decidí encargarle un sello personalizado para sus libros con su nombre, la imagen del protagonista de esta historia y, en referencia a Penny, la frase

“Desmond es mi constante”.

Me la mandaron en esa caja  y envuelta en una bolsa de tela.

Si te apetece hacer un regalo diferente a alguien a quién le guste la lectura o suele usar cuadernos para escribir puedes encargar uno como este sobre cualquier temática que se te ocurra.

Te dejo más fotos y, al final, la escena que inspiro el regalo.


quiero-conocer-muchas-mas-ideas-de-regalo

El regalo más antiguo de la historia. Ideas DIY con ramas y hojas de árboles.

¿Alguna vez te has preguntado de dónde viene la costumbre de regalar?

¿Cuándo comenzó el hombre a intercambiar presentes y por qué motivo?, ¿Se harían por interés comercial o sin ánimo de lucro?

Hace un tiempo me hice estas preguntas y he ido conociendo historias y leyendas muy curiosas que te iré contando poco a poco.

Estoy segura que podemos aprender y comprender mucho de ello y reflexionar juntos sobre el verdadero sentido actual del regalo.

Uno de los primeros regalos de la historia fueron las ramas de árboles. ¿Te gustaría conocer esta pequeña leyenda? ¡Aquí la tienes!

La costumbre de hacerse regalos como expresión de buenos deseos se remontar a los tiempos de la fundación de Roma.

Cuenta una leyenda que hacia mediados del siglo VIII antes de Cristo, Tatio, gobernante de la ciudad junto a Rómulo, recibió el primer día del año buenos deseos mediante una serie de ramas, provenientes de un bosque dedicado a la diosa Strenia.

Para conmemorar ese momento tan especial dicho gobernante promulgó que ese gesto se convirtiera en una costumbre.

Al principio, el intercambio de regalos consistía principalmente en ramas de árboles, sustituidas luego por figuras secas de miel, nueces, monedas de bronce, etc.

A lo mejor te apetece imitar a nuestros antepasados y hacer un regalo creado con ramas o hojas de árboles.

La idea es que, primero, te regales a ti mismo un paseo en naturaleza y cuál caperucita o caperucito salgas al campo para respiran aire puro y recoger materiales naturales.

Según la estación podrás encontrar unos u otros materiales: hojas secas o verdes, trocitos de palos y ramas, piedrecitas, piñas de los pinos, flores silvestres, etc.

Una vez en casa, con ideas como las que te doy, un poquito de tiempo y muy poco dinero podrás crear regalos como los que te muestro.

Hojas secas para decorar láminas y postales / Hojas pintadas para estampar en tela.

La idea de crear formas con hojas de árboles me parece preciosa.

Quedaría muy original para crear una lámina enmarcada  o una postal de cumpleaños personalizada.

Sería perfecta, también, para decorar envoltorios de regalos de inspiración otoñal.

Otra opción es pintarlas y utilizarlas después, como ves en la foto, para estampar en telas creando genuinos manteles, servilletas, bolsas para el pan que regalar, por ejemplo, a una madre.

Me gusta, especialmente, la idea de la bolsa de tela creada con hojas que también puede hacerse con materiales como una manzana o una patata. ¡ Increíble!

 

 

Prueba a hacer composiciones con hojas secas para crear cuadernos, láminas o postales que regalar. ¡Te sorprenderás de los resultados! 

 

Consigue pintura textil, pinta una hoja, estampala  y ¡voila! Un diseño único para sorprender.

Sólo necesitas una hoja grande, pintura acrílica y una cartulina para crear una lámina única que después podrás enmarcar y regalar.

Esta idea es sencilla y fresca. Descubre como se hace ésta bolsa y otras similares en este tutorial de estampación de tela con materiales naturales.

Chocolatinas de hojas de chocolate / Ideas de regalo con ramas de árboles.

Y por si todo esto fuera poco, con una hoja (pero esta vez fresca, las secas no sirven) y después de haberla limpiado muy bien se pueden crear las maravillosas hojas de chocolate de la foto.

¡Umm que ricas! Puedes entregarlas en una cajita decorada con hojas. Puedes ver como se hacen pinchando en la foto.

Para terminar te dejo algunas ideas que he encontrado en Pinterest para hacer con ramas de árboles y algunas fotos de envoltorios de regalos decorados con hojas, etiquetas de madera, etc.

Espero que te animes a crear regalos con elementos naturales.

Es una experiencia fantástica y los resultados ¡saltan a la vista! Auténticos regalos slow.

Si quieres convertir esta experiencia en algo aún más enriquecedor hazlo con niños.

 Las ramas pueden reciclarse  consiguiéndose resultados tan inspiradores como estos coloridos mini troncos que puedes regalar como elementos decorativos, incluso, como posavasos.

Mini jarrones de ramas. ¡Precioso! Hazlo a tu manera.

Con una rama, un lienzo y elementos como botones, hojas o papeles con texturas puedes crear composiciones como estas.

Una idea sencilla pero muy bonita para envolver regalos.

Con papel craft como este o cualquier tipo de envoltorio liso y cualquiera de los elementos que habéis recogido en el campo podéis crear presentaciones de regalo tan diferentes como ésta.

¡Quién le iba a decir a los romanos que aquel primer regalo de la historia iba a dar para tanto!

Regala a tu pareja un diario de vuestro último año juntos

p style=”text-align: center;”>

Decía el narrador Rudyard Kipling que las palabras constituyen la droga más potente que haya inventado nunca la humanidad.

Su magia, cuando salen de lo más profundo de una persona, es desde luego indiscutible.

Por eso regalar palabras me parece algo tan especial, una preciosa metáfora que habla de entregar un trocito de nuestro propio interior a otra persona. Magia. Pura magia.

Cuando te entregan regalos cuya materia prima es el amor descubres que el mejor regalo no es el más caro sino el que más valor tiene para ti.

Recibir algo personalizado no puede compararse de ninguna manera a nada fabricado en serie.

La propuesta que te traigo hoy es uno de esos regalos que en su simpleza contienen algo grande. 

Te propongo que hagas como El Chico de las Zapatillas que un día compró una pequeña libreta y se le ocurrió que podría llenarla de palabras.

A ratitos, en la sobremesa del trabajo, la libreta lo acompañaba y él iba volcando impresiones y sensaciones cada día.

Y así lo hizo en intervalos salteados durante todo un año.

Al final, se convirtió en una libreta viajera que nos acompañó sin yo saberlo a distintos lugares, escondida en la parte de abajo de mi asiento, como una pasajera secreta y paciente esperando a ser sacada de su escondite algún día.

Y ese día llegó y lo que encontré al abrirla fue un pequeño y maravilloso resumen de vivencias de todo tipo de los últimos doce meses.

Es diferente y peculiar, después de toda la vida escribiendo, verte reflejada en un diario que cuenta lo que has vivido pero que no ha sido escrito directamente por ti.

Las sensaciones que queda después de leerlo, con inquietud e ilusión,  son todas positivas.

Es un regalo para disfrutar, releer, aprender, crecer, reflexionar pero, sobre todo, es una manera única de demostrar a esa persona lo que sientes.

¿Te gustaría poner en práctica esta idea?

No hace falta si te gusta o sueles o no escribir habitualmente (El Chico de las zapatillas no lo hace y por eso el regalo adquiere aún mas valor).

Ni tan siquiera hace falta que cada página del diario tenga tintes literarios o románticos.

Simplemente basta con dedicar un ratito al día, de vez en cuando, a escribir algo dirigido a esa persona aunque sea simplemente su visión sobre alguna anécdota que acabéis de vivir juntos o vuestros planes para ese viaje que pensáis hacer.

 La verdadera esencia de este regalo no esta realmente en su contenido sino en el hecho de dedicar un tiempo precioso a escribir para esa persona durante todo un año.

Cuando lo entregues y tu destinatario descubra que se trata de un regalo que llevas tanto tiempo elaborando te aseguro que le encantará y lo guardará como un tesoro.

De vez en cuando lo relerá y volverá a sentir la misma ilusión que cuando lo vio por primera vez.

No me digas que este regalo no desprende amor en cada una de sus paginas. Te dejo algunas fotos para inspirarte.

 

 

Regalo experiencia. Un Pic nic a la luz de la luna.

¡Hola regaladores!

Hay un tipo de regalo que me gusta mucho: los regalos experiencias.

Estos regalos invitan, más que ninguna otro, a disfrutar del presente.

Regalar uno de ellos es regalar algo intangible que, sin embargo, puede perdurar para siempre incluso más que otros materiales.

¡Directos al inventario de momentos únicos!

Por eso hoy te propongo un plan-regalo perfecto para llevar a cabo en las noches de las estaciones cálidas.

Si no eres tan friolera como yo puedes hacerlo en otoño o invierno llevando un buen abrigo o cambiando la hora el medio día aprovechando los rayos de sol.

La idea es muy sencilla y se convertirá en un detalle que tu “sorprendido-a” agradecerá mucho.

Se trata de un Pic Nic Diy. Si….  ¡otra vez! Ya te habrás dado cuenta que aquí casi todo es Diy. Todo tiene mucho más alma y encanto si lo envuelve está filosofía.

Empieza por elegir a una persona a la que tengas muchas ganas de sorprender o quieras demostrarle lo importante qué es para ti con algo especial,

Mandale al correo electrónico o entéegale en persona esta invitación especial que he preparado esta para ti.

Pincha en la foto para hacerla más grande.

Ahora sólo tienes que buscar un sitio adecuado.

Aquí en Badajoz, por ejemplo, hay un sitio perfecto – una explanada con césped al lado del casco antiguo con mucho encanto -donde mucha gente acude con su manta y sus bocadillos para charlar y pasar un buen rato.

Seguro que en tu pueblo o ciudad también hay un sitio así  o quizás puedas organizar el pic nic en un rinconcito, al lado de tu propia piscina añadiendo el encanto de darse un baño nocturno.

Te dejo bastantes fotos que he buscado para que te inspires a la hora de crear el contenido para el pic nic, además de un video tutorial, para el que tenga tiempo y quiera incluso, crear un mantel tan chulo como este para la ocasión.

Como ves hay muchas posibilidades algunas muy trabajadas.

Esto dependerá del tiempo y materiales que tengas pero, no olvides, que lo importante es el hecho de prepararlo con todo el cariño del mundo.

Por básico que sea estoy segura que le va a hacer muchísima ilusión.

Acompaña el pic nic con una carta dirigida a esa persona, un pequeño mensaje o una foto dedicada y ya verás como es todo un éxito.

Foto: Bead and Cort.

Foto: Red Brolly. 

Foto: The Lovely Drawer.

 Foto: Crealoo.

Foto: Centsational Girl.

Si te ha sabido a poco aquí tienes ocho diy más para un pic nic perfecto. Si te animas a hacerlo y te apetece, ¡se aceptan fotos y opiniones sobre la idea! Me encantaría verlas.

 

Una portada de revista convertida en cuadro decorativo

Adoro a Audrey. Si vinieras a casa a tomar un café tardarías muy poco en comprobarlo.

En el salón dos cuadros de ella, uno este fotograma de Vacaciones en Roma:

En la habitación, decorando la estantería de madera, este precioso libro, tan bello por dentro como por fuera.

Se trata del título escrito por su hijo que me llevo a admirarla más allá de su faceta como actriz. Muy recomendable para un momento sin prisas con una buena taza de té.

En la cocina, una taza para mis desayunos, sin diamantes y en el estudio el cuadro DIY que protagoniza este tutorial.

La idea vino a mi mente  cuando la revista Fotogramas, lanzó uno de sus números con foto de la actriz como portada.

Esta foto me encanta porque refleja a la perfección esa belleza natural y autentica de la que tanto hablo en mis post.

La sencillez, el menos es más, el minimalismo…

Me sorprendió muchísimo saber, cuando leí la biografía escrita por su hijo, que había sido una joven acomplejada y que nunca se consideró guapa. Algo que demuestra que la belleza es mucho más que un canon.

En su caso un reflejo precioso de su belleza interior.

Seguro que tenéis por ahí alguna portada con la que podáis crear algo así para vosotras mismos o para regalar a otros.

Este está creado con un económico y sencillo marco de Ikea, unos washis muy versátiles que tengo por casa y el hilo para envolver, como toque final.

Podéis acompañarlo de una nota o frase relacionada con la portada.

En mi caso, por ejemplo, podría ser una frase de Audrey. Como me lo he regalado a mi misma, aunque la revista me la regaló El Chico de las Zapatillas  no incorporó ninguna-

Pero si hubiera sido un regalo para hacer a alguien no faltaría la nota o el texto. ¡Es mi marca personal!

Probablemente podrían ser estas acertadísima recomendaciones de belleza de la actriz.

Resumiendo, necesitarás:

¡Y este es el resultado!

Precioso para cualquier rincón de la casa ¿verdad?

El mío se quedará en mi estudio para llenar de color sus paredes. Rápido, económico, personalizado y lleno de encanto.

Regalo viajero. Una guía de viajes creada por ti.

Visitar lo máximo posible en un tiempo record. ¿Te suena? ¿Quién no ha convertido este hábito en algo normal en sus viajes?

Pero un día, viendo amanecer desde cualquier lugar del mundo y, sin saber muy bien porque, adquieres consciencia del placer de viajar despacio, a fuego lento.

Viajar despacio no consiste en ver menos sino en descubrir las ciudades de otra manera.

 Disfrutándolas intensamente, impregnándote de su estilo de vida, mezclándote con sus habitantes.

Viajar slow es abrir todos tus sentidos a todo lo bueno que puede ofrecerte ese lugar y llevarte ese conjunto de sensaciones, emociones, aprendizajes y momentos de vuelta.

Si lo vives con calma será mucho más intenso y memorable.

En el post de hoy vamos a hablar de guías de viaje. Acostumbramos a llevarlas con nosotros pero ¿y si en esta ocasión la diseñas tú misma y la entregas a tu acompañante antes de partir?

Si quieres puedes regalarla conjuntamente con una guía de viajes tamaño bolsillo tradicional ya que están son muy útiles para consultar “in situ” detalles interesantes.

Por otro lado, la creada por ti, será un objeto único hecho con cariño y destinado a otro tipo de anotaciones más personales e ideas varias que te cuento en estos post, paso a paso.

1. Compra o personaliza tu libreta.

Hablemos primero de  la libreta que te va a servir de base para la guía. Puedes comprar una especialmente creada para viajes aunque realmente no es necesario.

Con un poco de imaginación cualquier tipo de libreta de tamaño medio puede convertirse en un cuaderno de viajes realmente especial.

Si tienes poco tiempo o no se te da bien lo artesanal puedes optar por estas libretas viajeras que te muestro disponibles en un montón de sitios.

libretas viajeras

Para gustos más clásicos es perfecto el cuaderno viajero tipo Moleskine.

Mi consejo, antes de decidir que libreta comprar, es que pienses si quieres crear una guía centrada en la utilidad o una que, aunque también sea útil, te permita recrearte más en la decoración.

Para lo primero es ideal esta moleskine o cualquier tipo de  mini libretas de tamaño bolsillo que permitan recoger todo lo esencial.

Así sólo tendrás que ocuparte de disfrutar utilizando esta herramienta para volcar en ella todo aquello que da vueltas en tu cabeza: direcciones importantes, horarios, teléfonos…

Puedes además dibujar tus propios planos o mini mapas de recorrido y esbozar de un modo esquemático el plan de visita diaria.

Fácil, rápido y, sobre todo, práctico.

Así lo hizo el chico de las zapatillas en varios de nuestros viajes como veis en estas fotos y nos fue de mucha utilidad.

mini libreta viajes

Básicos “slow travel”

Si, en cambio, te gusta el DIY y optas por diseñarla tú misma una libreta básica será tu lienzo ideal para empezar a trabajar en ella.

La que te muestro, creada por el chico de las zapatillas, era un cuaderno con publicidad que andaba perdida por casa y se convirtió en lo que veis: una encantadora guía slow que nos llevamos directa a la mágica Vigo.

Con esto ya te doy una idea para una posible decoración de la portada utilizando el caracol slow y las dos frases que ves.

libreta viajes DIY

Bitácora de viajes. Yo soy de la humanidad. Un viaje de mil millas comienza por un paso.

Como ves las opciones son muchas. Puedes salir una tarde de estas a pasear, tomar un poco el sol y relajarte mientras visitas algunas librerías de tu ciudad buscando la libreta perfecta para tu guía.

libreta viajes cine

Libreta viajera  de inspiración cinematográfica que utilicé para mi viaje a Oporto.

 

2. No la hagas perfecta, hazla auténtica.

No dejes que el tiempo ni el perfeccionismo sea un obstáculo para tener tu guía.

No hay un modelo perfecto de guía de viajes DIY porque no todos tenemos el mismo estilo o la misma habilidad o incluso puede que tengas el mínimo tiempo para dedicarle o incluso andes escasa de materiales.

Hay cientos de propuestas adaptadas a las circunstancias de cada uno.

Puede que se te dé genial dibujar o que no tengas ninguna habilidad para ello pero te guste decorar con recortes de revistas, sobres, washi tape, botones, etc.

Puede que prefieras crear tu guías con textos propios o extraídos de libros o de internet y no demasiada decoración.

De un modo u otro todo el mundo puede crear su propia libreta viajera para regalar o regalarse.

No tienes que ser, ni mucho menos, una experta en manualidades para ello.

Sé que antes de iniciar un viaje es muy probable que no te sobre el tiempo y que te sientas tentada a abandonar la idea y no hacer nada.

No dejes que el estrés te impida sorprender a tu acompañante con este regalo original antes de iniciar la ruta.

No escuches esa vocecita interior que te exige ser perfecta y piensa en la cara que pondrá cuando se la entregues y en lo mucho que marcará la diferencia en vuestro viaje.

Opta por la sencillez y el amor que pondrás durante el proceso tal y como hice yo cuando apenas un día antes de nuestro viaje a Oporto decidí crear la libreta express que te muestro en las fotos.

En cuanto a la guía de Vigo, predominan los guiños humorísticos a través de recortes y para la mayoría de adornos sólo se necesitan lápices y bolígrafos para dibujar y escribir y algunas fotos sobre el destino impresas. Nada más. 

3. Crea tu portada.

A modo de ejemplo y para que te sirva de inspiración te muestro la portada de nuestra guía de Vigo creada hace ya varios años a partir de una libreta publicitaria.

Si no puedes dedicar mucho tiempo opta por lo simple.

A veces, menos es más y una frase y un dibujo que transmita aquello en lo que pretendes convertir vuestro viaje pueden ser más efectivos que una portada demasiado recargada.

Sobre todo y más allá de que el dibujo o las letras estén mejor o peor, crea una portada que transmita la esencia de los viajeros. En nuestro caso no podía faltar un caracol. Por entonces ya empezamos a ser slow.

Una de las características de esta libreta es que mostraba parte de lo dibujado en la página siguiente.

Como ves el caracol seguía mostrándose en la siguiente página. Puedes hacerlo fácilmente recortando un pequeño recuadro en la portada y diseñando después una post- portada como esta.

En este caso dibujamos un mapa y algunos símbolos del lugar.

Aquí también puedes añadir la fecha de inicio y fin de la aventura.

Te dejo aquí un listado de  frases preciosas sobre viajes que podrás añadir o bien en la portada o bien salteadas a lo largo de la guía y darán un toque literario a tu libreta.

4. Rellena el interior. Ideas.

En cuanto al interior las posibilidades son infinitas.

Continúo mostrándote ideas de mis guías sólo a modo de inspiración pero seguro la mejor forma de completar tu libreta es volcar en ella toda tu esencia, dejarte llevar mientras la diseñas, divertirte e ilusionarte mientras lo haces.

Esta es, sin duda, la mejor receta.

Eso sí. No olvides que la guía también debe tener un lado práctico por lo que deberá contener datos, horarios, mapas y contenido de utilidad. Internet será tu aliado para esta tarea.

La que te muestro a continuación es otro estilo de guía en el que se utilizan elementos distintos como sobres, papel con texturas o washi tape.

Es una guía más que sencilla de crear y realizada en un tiempo récord. En este caso el destino fue Oporto.

Espero que disfrutes tanto creando esta libreta como regalándola. 

Auto regalo. Una correa para la cámara de fotos con tu pañuelo preferido

 

 

Hacía mucho que le daba prioridad a la cámara de video así que, un día, me dio por volver a la cámara de fotos y ya nunca más la solte.

Las fotografías pueden ser la base de infinidad de regalos creativos. Pero, además, podemos encontrar DIY relacionados con ellas.

Una idea DIY que me ha enamorado es la que quiero presentaros en el post de hoy.

Seguro que a ti también te ha pasado, llevarte la cámara a un viaje o salida  y pasarte toda la jornada de visita a esa ciudad mágica con la cinta de la cámara colgada de tu cuello.

A medida que avanza el día estás más cansado de llevarla encima.  ¿A qué si?

Pues con esta idea podrás estar mucho más cómodo.

Aunque, desde luego, con DIY tan bonitos como estos no necesitas la excusa de estar cansado para ponerte esta creativa correa, extraída del blog de The House That lars built.

Como ves está creada a partir de un pañuelo así que puedes personalizarla 100% reciclando alguno que ya no te pongas o si te gusta muchísimo la idea hacer lo contrario, es decir, crearla con tu preferido.

Te muestro las fotos y te dejo aquí el enlace al tutorial completo para que te animes a llevarlo a cabo.

Me voy corriendo a elegir los materiales de la mía…